¡Si se lo propones … te sorprenden!

Autora : María S. Dauder

Ir a la escuela es sinónimo de ir a perder el tiempo para muchos de los niños con altas capacidades. Su capacidad hace que muchos de los contenidos que les aportamos en los primeros años de primaria sean demasiado simples y repetitivos y no damos respuesta a sus necesidades de desarrollo. Sí, así de frío, pero así de real. Y no hablamos de chavales adolescentes con efectos hormonales, sino de pequeños con 4, 6, 8 años. Esto es muy grave. Pero, de hecho, ¿a qué niño le gusta ir a la escuela a trabajar? A mí, de pequeña, ¡tampoco me gustaba! Vamos, con lo bien que está uno de vacaciones.

Sentados en el pupitre, siguiendo un horario arduo nos encontramos ante unas tareas copiosas que no nos gustan. Un poco de todo es necesario, todos debemos aprender a pasar “por el tubo”. Las restas llevando sólo se logran practicando y las divisiones de dos cifras, también,…

Pero, creatividad, emoción y reto son compatibles con los planes educativos y los temarios curriculares. Yo, como especialista de inglés, una vez he trabajado en clase las estructuras gramaticales y he proporcionado el vocabulario necesario de cada unidad, intento darle la vuelta a la tortilla y crear un uso real de lo aprendido en clase. Que entiendan que el “have got” se utiliza en muchos contextos, y que no sólo sirve para completar el “ejercicio de la “página 23” del “English book” , y que hay que aprenderse tal cual porque así saldrá en el examen. El “have got” significa tener y se utiliza para describir o para poseer. ¡Pues usémoslo!

Así me propongo con cada unidad un proyecto en el que participa todo el aula, y cada uno aporta en aquella área donde más destaca.

Distribuyo la clase en grupos de 4 personas. A cada uno le proporciono un grupo de animales: mamíferos, reptiles, anfibios, peces, aves, insectos; Así, al mismo tiempo, también trabajo su clasificación según su alimentación: carnívoros, herbívoros y omnívoros. A cada grupo les proporciono un pequeño resumen muy básico sobre su tema. Ellos deben describir en una cartulina las características físicas de su grupo de animales, mediante el uso del “have got”. Un mapa conceptual y un dibujo que muestre el contenido. Además, deben incluir otros términos como: ponen huevos o nacen del vientre de la madre; se alimentan de,…

Una vez finalizado su mural, se han de preparar una exposición oral en inglés y ayudarse entre ellos. Niños de 7 y 8 años. Y sí. Lo logran. Y con nota, nada de simplicidades. Porque les motiva; porque les llama la atención, porque se sale del ejercicio mecanizado y aburrido del libro. Pero aparte de todo esto, sin ser conscientes de ello están aprendiendo una barbaridad y al cabo de un año o dos aún recuerdan estas palabras y estas estructuras. Sí señores, aprenden más que escribiendo y memorizando, porque ellos han construido estas frases, ellos han usado correctamente estas estructuras y ellos, solos, interiorizan estos contenidos.

Y, finalmente, ellos solos, son capaces de explicar en inglés, -que no es moco de pavo-, lo que han aprendido. Y aún más. Cada grupo va a la clase de 5 años cuando trabajan los animales y les exponen sus trabajos; y no sólo esto, les preparan pequeñas fichas con dibujos, además de su cartulina, para que los pequeños les comprendan. Y lo logran. Estos pequeños “maestros” improvisados tan solo tienen 7 u 8 años, pero lo hacen tan bien y se comprometen tanto que es para aplaudirles. Y los niños de 5 años también han aprendido y han entendido lo que les han explicado. Esto tiene mucho mérito y es real y posible. Hace años que lo repito y el éxito esta probado, curso tras curso.

Al ver las repercusiones positivas de este proyecto, me lancé a otro mucho más ambicioso: ¡montar un zoo completo! Inventar su nombre, crear cinco espacios: aviario, terrario, acuario, dinosaurios, granja, seres extinguidos, seres mitológicos, híbridos de animales,…-libertad total;

También tenían que crear las áreas de servicio: baño, teléfono, tienda regalos, veterinario, primeros auxilios, parque, zona de picnic, (trabajando la organización, la planificación, la reflexión, la cooperación, la distribución del espacio, la orientación, el sentido estético, el diálogo y el debate, ya que tienen que llegar a un consenso entre todos)…… ¡Su Zoo podía incluir lo que se les ocurriera, y tener los animales que quieran exponer!; (los más exigentes, se adentraban buscando los animales más exóticos que podíamos imaginar, o completando la información con datos sobre su hábitat natural; los más imaginativos dibujaban dinosaurios extinguidos o inventados; algunos incorporan los animales de granja que conocen por sus visitas al pueblo de sus abuelos y otros recrean su última visita al zoo de la ciudad).

Debían inventarse un horario (trabajamos las horas) y el precio de las entradas (interactuando con las matemáticas). Por supuesto, tenían que plasmar sobre papel toda esta información: crear un mapa de su zoo (plástica).

También les pedí fue que crearan un menú para su restaurante (dietética y sociales, aprovechamos para trabajar necesidades nutricionales y hablar de algunas alergias alimenticias como la intolerancia al gluten o la lactosa, para quienes los niños debían elaborar menús específicos, trabajando así también su sensibilidad hacia la diferencia y las necesidades de los demás).

Así pude introducir el vocabulario de una carta real de restaurantes: entrante, plato principal, postre, bebidas. Y la comida que incluyeron no era la lista fija del vocabulario del libro y común para todos. Fue la que ellos eligieron, a su gusto. Con lo cual todos aprendimos vocabulario nuevo. ¡Yo también!.

Esta es mi premisa número uno : yo no soy un diccionario; pues ellos de su lengua tampoco conocen el significado de todas sus palabras. No tengo ningún problema en responder que desconozco el significado o la traducción de ciertas palabras. ! Éste es google y no le voy a quitar méritos ni galones! (así, trabajo con ellos la búsqueda y selección de información, la gestión de las TICs y su uso adecuado, pues muchas veces deben elegir entre varios significados, el más apropiado a cada uso).

Como colofón, debían exponer oralmente su proyecto y explicar cómo era su zoo (trabajo la expresión oral y las habilidades de comunicación).

A partir de unas estructuras que les marqué, estructuraron sus charlas:

Our zoo is called…..

It is divided into ……………. Zones.

There is an “aquarium”. The animals at this zone are:…….

The services at our zoo are……..

No era nada fácil. Aquí no tocaba una frase por niño como en el de la clasificación de los animales. Pues os bien Aseguro que mis pequeños de 8 años me dejaron con la boca más que abierta con sus excelentes exposiciones orales. Porque lo pronunciaron bien y, lo más importante, al menos para mí, porque sabían lo que decían y qué significaba cada una de las palabras que estaban utilizando. Esto es posible. Esto es real. Y niños con 7 y 8 años lo han logrado. Y así conseguimos que, cada uno desde su capacidad, sus intereses, sus habilidades y su potencial, colabore en un proyecto común del que se sienten parte, logrando un aprendizaje significativo y duradero.

Tan sólo debemos creer en nuestros alumnos; si ellos lo perciben, el resto lo hacen solos.

 

 María S. Dauder @MSDauder

Maestra de primaria, Lda. en Linguística, Maestro especialista en altas capacidades, Máster Experto Universitario en Desarrollo de Inteligencia, Capacidad Superior y Neuropsicología de la UCJC. Autora de los libros de la colección “Las Altas Capacidades en la Escuela Inclusiva“. Ed. Horsori.

Anuncios

Un comentario sobre “¡Si se lo propones … te sorprenden!

Los comentarios están cerrados.