Hacia el “Classroom 1 to 1”

¿Cuántos Alumnos con diferencias hay en un aula?

Se estima que entre un 10-15% del alumnado muestra alta capacidad en una o más áreas y necesita que este potencial sea desarrollado desde la escuela. (NAGC, Renzulli, Pfeiffer, Gagné)

Se estima que un 10% de los niños tienen dislexia y necesitan se adapten los métodos de aprendizaje para que su capacidad pueda brillar como el resto de los niños.

1 de cada 6 niños sufren en los 3 primeros años de vida problemas de infecciones de oído repetidas (otitis) y se ha demostrado que esto puede afectar al desarrollo de sus capacidades auditivo-secuenciales (lectura, escritura, cálculo, deletrear, seguir instrucciones, atención auditiva sostenida) y necesitan ejercicios específicos para que sus habilidades de aprendizaje secuencial se desarrollen al ritmo de sus compañeros.

Se estima que al menos un 30% de la población tiene un estilo de aprendizaje viso-espacial, aprende por imágenes y de una forma global, lo complejo con más facilidad que lo simple, aprende de forma deductiva (de lo general a lo particular), en lugar de aprender de forma analítica (de lo particular a lo global), de forma que su capacidad de aprendizaje y reflexión (a menudo elevada), no tiene expresión cuando el estilo de enseñanza en el aula esta basado en la explicación del maestro, la lectura del libro de texto, las fichas y la repetición.

El controvertido TDAH parece “afectar” a cada vez más niños y entre un 2-3% del alumnado presenta problemas de aprendizaje o cognitivos de distinta índole que requieren atención específica.

Otras circunstancias como problemas congénitos, problemas severos auditivos, visuales o de movilidad, problemas de integración social o racial, o problemas familiares o de desarrollo que pueden afectar a los niños, ocupan otro porcentaje del alumnado.

Así que, la cuestión no es “cuántos alumnos diferentes tengo”, la cuestión es “todos tus alumnos son diferentes”.

Por esto, ser profesor se me antoja hoy más difícil que nunca, porque hoy obviar estas diferencias es negar una oportunidad de futuro a muchos niños.

Nuestra sociedad esta cambiando el modelo de trabajo. Y cuando los niños que hoy están en vuestras aulas salgan al mercado laboral ya no valdrá que sean capaces de ponerse delante de un ordenador y sepan apretar ciertas teclas, o en una cadena de montaje haciendo trabajos repetitivos. Se les exigirá autonomía, creatividad, innovación, implicación, visión de conjunto, cooperación, internacionalización, decisión, reflexión, análisis, arrojo, emprendimiento. Se les exigirá que aporten valor a su trabajo. Se les exigirá ser capaces de dar a la empresa, a la sociedad, algo que no pueda ser sustituido por un robot o una máquina.

Dicen que la escuela no debe servir a la empresa. Que la escuela debe formar ciudadanos. Y es cierto. Pero no es menos cierto que ser un ciudadano implica 1) realizar tareas que aporten valor a la sociedad que nos rodea 2) realizarse como persona. Y ambas cosas requieren  tener las competencias y habilidades adecuadas para desarrollarnos en una carrera profesional que nos satisfaga, que nos autorealice. Y ésto sí es responsabilidad de la escuela (y la familia).

“CLASSROOM 1 TO 1”

Las grandes empresas hace unos años que ya están trabajando por sumarse al carro de la personalización, el “marketing 1 to 1”, la personalización del producto/servicio a cada cliente particular.

Se consigue estudiando al cliente, aprendiendo sobre sus gustos, sus costumbres, sus necesidades, su comportamiento, sus relaciones. Se consigue estableciendo una cooperación estrecha entre todos los departamentos de la empresa : marketing, comunicación, distribución, ventas, producción, finanza, administración y, por supuesto, dirección : Todos cooperan y comparten información y experiencias enfocando y coordinando sus esfuerzos hacia ese cliente con nombre y apellidos al que quieren servir. Se consigue interelacionando con otros profesionales y técnicas : Las estrategias de gestión, aprenden e interactúan con materias como psicología, sociología, tecnología, política o investigación. La empresa se abre al mundo, sus sedes se conectan y sus profesionales se interrelacionan y estan en continua formación.

Así, personalizar el producto y los servicios que la empresa ofrece, personalizar incluso el mensaje publicitario, el precio o el canal de distribución, es posible, aún cuando hablamos de millones de consumidores dispersos con los que la empresa apenas tiene contacto un breve momento.

Por tanto, también debiera ser posible cuando hablamos de 25-30 alumnos con los que compartes aula durante 9 meses. O con 500-800 alumnos que permanecen en un centro entre 6, 9, 12 o 14 años. ¿No es suficiente tiempo para conocer a un niño y adaptarse a él?.

Uff… “no es lo mismo”… en la escuela :

Falta Formación

La red pone muchos recursos, incluso gratuitos, a disposición del que quiera asumirlos. Las administraciones proponen también muchos cursos de formación, a disposición de los maestros. La época en que acabar la carrera era sinónimo de dejar de estudiar, pasó hace tiempo para la gente de empresa, médicos, ingenieros, banca, gestores, contables, cocineros, entrenadores, gestores de eventos, diseñadores, …. También para los docentes.

Faltan Recursos.

Nunca antes las escuelas tuvieron tantos recursos. Orientadores, PTs, TICs, Excursiones, museos, internet y las experiencias de los propios maestros y niños que nunca antes contaron con un bagaje cultural y personal como el que ahora mismo tienen. Aprovechar todo esto en el aula para convertirla en un espacio de debate, donde cada niño puede aportar desde su experiencia, su conocimiento previo, su aprendizaje personal, es un recurso de alto valor. Podemos aumentar los recursos, siempre. Pero la gestión educativa también parte de la optimización de recursos disponibles.

Faltan tiempo.

Es verdad, a todos nos falta tiempo en nuestros trabajos. Pero el tiempo que le dediquemos, que sea de calidad.

Los alumnos no participan

Cuando llevas unos años en el aula y te han enseñado a esperar a que el maestro explique la materia y te han “acostumbrado” a que tu papel en el aula es de mero receptor, no lo vas a cambiar de un día a otro. Es necesario empezar a cambiar desde los primeros cursos de escolarización, aprovechando la enorme creatividad que los niños muestran desde sus primeros años, antes de que se hayan “amoldado” a un rol pasivo. Y si ya son mayores, cuenta tu proyecto, apóyate en los más participativos, busca algo que verdaderamente les motive para ese primer proyecto juntos.

Las familias no apoyan

Pues eduquémoslas también. Trabajemos de forma efectiva, activa y consciente en que nuestro centro sea una verdadera comunidad educativa. Busquemos soluciones cooperativas para suplir las posibles carencias de horario o medios de algunos padres. Usemos las AMPAS y los recursos de nuestro barrio (centros sociales, bibliotecas, etc..), para construir comunidad. ¡COMUNIQUEMOS NUESTRO PROYECTO Y PIDAMOS LA AYUDA QUE NECESITEMOS!

Entonces, ¿Qué nos falta?

  • Nos falta definir hacia dónde vamos. El aula flexible multinivel, el aula como espacio de debate y aprendizaje en comunidad.
  • Nos falta compartir. La comunidad de maestros de un centro debe trabajar como un equipo de alto rendimiento al servicio de sus beneficiarios, para poder ofrecer ese “classroom 1 to 1”. De un curso al siguiente, de una asignatura a la otra, debe haber un verdadero diálogo entre compañeros sobre lo que observan en cada niño, cómo aprende, cómo responde, cómo motivarlo, cuál es su potencial y cómo desarrollarlo, cuáles sus deficiencias y cómo trabajarlas.

El tiempo que el niño pasa en su centro educativo debe ser entendido como un proyecto personal, con objetivos y estrategias concretas particularizadas, definidas en base a sus necesidades, y que son seguidas y evaluadas, corregidas cuando sea necesario, a lo largo de todas las etapas.

  • Hacer el aprendizaje significativo. Olvida las fichas y los libros de texto. Los tiempos verbales se aprenden hablando y contando historias, el vocabulario usándolo, sumar y restar es más divertido y significativo si me das un billete y me retas a gastármelo. Haz que toquen, vean, huelan, se muevan, creen, participen, construyan, investiguen, imaginen, aporten. ¡Acción!
  • Que la innovación no sea una isla ni una cuestión de héroes. Hay grandes maestros que innovan. Es cierto. Hay increíbles colegios que han roto las paredes del aula. Si. Pero no es lo general, no es lo común, no son accesibles para todos los niños en cualquier rincón de este país. Y hasta que esto no sea así, la educación para muchos niños sigue siendo una “lotería”… “A ver qué tutor nos toca este año”…. Y a rezar.. 😦
  • Nos falta actuar y no buscar recetas infalibles. No hay recetas, hay voluntad, hay un “querer” y ponerse a caminar. Ensayo y error. No pasa nada por rectificar, pero empieza ya. Buscando la receta perfecta, esperando que se den las condiciones ideales, aguardando que la “orden” venga de algún estamento superior, o por “decreto ley”, muchos niños están HOY, AHORA, EN TU AULA, esperando una respuesta. La infancia es corta, ¡PROTÉGELA!.

 ¡ No es por el expediente académico, es por su desarrollo personal ¡

Los años que los niños pasan en la escuela son los años en los que formarán su personalidad, construyen su identidad, desarrollan (o no) sentimiento de competencia, auto-concepto, auto-estima, responsabilidad social, tolerancia y respeto hacia los demás, sentimiento (o no) de pertenencia, afán de superación. La familia y la genética tienen un papel importante en todo esto y los padres no podemos obviar nuestra responsabilidad (también necesitamos “resetearnos” y volver a coger las riendas de nuestro deber y papel en la educación de nuestros hijos).

Pero, hemos de ser conscientes, todos estos son valores se desarrollan en nuestra relación con los demás y a medida que adquirimos competencias y desarrollamos nuestras habilidades. Y la escuela es el marco social más importante en el que un menor se desarrolla. Allí es evaluado y valorado lejos de la protección y seguridad que le otorgan sus padres. Por ello su rol en el aula determinará su desarrollo posterior.

Por eso la escuela debe siempre mirar al futuro.

Al futuro de esos niños que ahora están a tu cargo.

 

Autor : Paulina Bánfalvi

Lda. Marketing y Gestión de empresas. Master Fidelización y Relación con los clientes. Posgrado Marketing digital y Redes. Empresaria. Co-fundadora de Aa.Cc, La Rebelión del Talento. Madre de niños de altas capacidades. Convencida de que la escuela puede aprender mucho de las técnicas que la empresa utiliza para trabajar el “engagement” o implicación de sus clientes, el trabajo cooperativo y la integración de distintas disciplinas con el objetivo de convertir el aprendizaje en un proyecto individualizado de crecimiento y desarrollo.

@yoclin36 @atiende_talento @aacclarebelion3

 

Anuncios

6 comentarios sobre “Hacia el “Classroom 1 to 1”

  1. Un gran artículo. Es muy cierto lo que dices, yo también creo que ya no se puede hablar de alumnos normales y alumnos diferentes. Todos los alumnos necesitan alcanzar su máximo potencial y en las aulas necesitan que se reconozcan sus fortalezas y habilidades. Si no, no les estamos educando, simplemente pasan un filtro igualatorio que los “normaliza”.
    Y luego, nos quejaremos de que no tengan creatividad, iniciativa, pensamiento divergente, capacidad de trabajo de grupo, de innovar ….y sobre todo autoestima y ganas de buscar su propio camino y su propia felicidad.
    ¡Viva la diferencia!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.